Dienstag, 14. November 2017

Declaración conjunta de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninista-Maoístas con motivo del centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre: ¡SALVO EL PODER TODO ES ILUSIÓN!

¡Proletarios de todos los países, uníos!
Declaración conjunta de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninista-Maoístas con motivo del centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre




¡SALVO EL PODER TODO ES ILUSIÓN!
“La Revolución de Octubre no se puede considerar sólo una revolución circunscrita 'a un marco nacional'. Es, ante todo, una revolución de carácter internacional, de carácter mundial, pues representa un viraje radical en la historia de la humanidad, un viraje del viejo mundo, del mundo capitalista, al mundo nuevo, al mundo socialista.”
Stalin
En esta celebración del centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre los Partidos y Organizaciones marxista-leninista-maoístas debemos elevar nuestro optimismo de clase al tope e impulsar con cada vez más iniciativa y energía las tareas que nos toca en esta Nueva Era que se abrió con el trueno de los cañones de los obreros y campesinos rusos dirigidos por el Partido bolchevique bajo la jefatura del gran Lenin. Nos toca hacer todo, en cada país sin excepción, para desarrollar la revolución, según corresponda al carácter de la misma, democrático o socialista, lo que implica centrar en la guerra popular, ya sea para preparar, iniciar y desarrollarla hasta la Conquista del Poder; lo cual nos plantea como primera demanda, en la gran mayoría de países, la constitución o reconstitución de los Partidos Comunistas.
Los comunistas somos la vanguardia de la clase, somos la expresión de la lucha incesante y creciente del proletariado internacional y de los pueblos del mundo y en toda la Tierra celebramos este gran hito de la revolución proletaria mundial, junto con las masas más hondas y profundas. Nosotros, celebramos juntos con los comunistas y revolucionarios que avanzan en las guerras populares de Perú, India, Turquía y Filipinas por la senda abierta por la Gran Revolución Socialista de Octubre; guerras populares que son la demostración palmaria ante el mundo de cómo, en el nuevo Poder, basado en la alianza obrero-campesina bajo dirección absoluta del proletariado, a través del Partido Comunista, se aplican las enseñanzas del Poder de los Soviets y, por lo tanto, como en ellas sigue vigorosa y potente pese a las restauraciones capitalistas encabezadas por los revisionistas. Es bueno resaltar en esta ocasión que, en este año, los comunistas también estamos celebrando el 50 Aniversario de la Heroica Rebelión Armada de los Campesinos de Naxalbari, que dio inicio a lo que iba a devenir en la guerra popular en la India.
Esta celebración es una celebración del triunfo del marxismo - hoy el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo – sobre el revisionismo de todo el tipo. Es una celebración de como Lenin, aplicando en forma creadora el marxismo, aplastó a quienes negaban la necesidad del Partido de nuevo tipo y centraron en formas legalistas y economistas, en el cretinismo parlamentario y que negaban la posibilidad de la revolución “porque las condiciones no eran maduras”. Es una celebración de como Lenin aplastó a los socialimperialistas, socialchovinistas y social-patriotas, quienes se alinearon con “su nación” imperialista para defender su miserable existencia parasitaria. Es una celebración de la defensa del marxismo contra los ataques de todos aquellos que pretendieron haber “superado” el materialismo dialéctico e histórico. Es una celebración de como el camarada Stalin aplastó al trotskismo en medio de una dura lucha de dos líneas y como él definió, contra todos los gritos de los “ortodoxos”, el leninismo como la segunda etapa del marxismo.
Nuestro optimismo revolucionario, nuestra convicción de la verdad y vigencia universal del marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente maoísmo, es una fuerte condena a los miserables como Jrushchov, intrigantes, conspiradores, arribistas y traidores, quienes usurparon el Estado del Proletariado, y restauraron la dictadura burguesa. Cuando celebramos el 100° Aniversario de la Gran Revolución Socialista de Octubre, lo hacemos seguros que nadie se va a recordar de Jrushchov, nadie se va a recordar de Brézhnev, Gorbachov y sus congéneres, pero que los nombres de Lenin y Stalin vivarán imperecederamente en la memoria de la nueva humanidad como símbolos de quienes abrieron la Nueva Era que acabó con el imperialismo.
Es una celebración de la violencia revolucionaria y la lucha implacable contra el oportunismo, de la omnipotencia de la violencia revolucionaria y de cómo solamente derrotando toda la rastrera capitulación y el liquidacionismo – no importa que mascara se pongan – se puede llevar a cabo la revolución, conquistar y defender el Poder con guerra popular. Es una celebración de la continuación de la revolución socialista a través de sucesivas revoluciones culturales proletarias, siempre con guerra popular, hasta llegar con toda la humanidad al siempre dorado comunismo.

Esta es una celebración profunda y con un alto nivel de conciencia, de que la forma más alta de democracia, y la forma más alta de libertad para las masas populares en la sociedad de clases, es la Dictadura del Proletariado; de que la forma de producción más alta, más desarrollada y potente que ha visto el mundo, en lo que va la sociedad de clases, es la Socialista.
Al celebrar el Centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre, estamos celebrando la Tercera Internacional, la Internacional Comunista, concebida por el gran Lenin como máquina de combate para la revolución proletaria mundial. Por lo tanto, ésta celebración implica para nosotros reafirmar nuestro compromiso de luchar por la reconstitución de la Internacional, por la reunificación del Movimiento Comunista Internacional sobre la base del marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo, la lucha implacable contra el revisionismo y en servicio de la revolución proletaria mundial. Para ello, tenemos muy presente el mismo proceso de cómo se fundó la Tercera Internacional, el cual no fue resultado de un acuerdo con los viejos partidos amoldados al viejo orden, sino por la lucha de la izquierda firmemente unida bajo la jefatura de Lenin y cerrando filas con el Partido Bolchevique. Luchamos, por lo tanto, por una Conferencia Internacional Maoísta Unificada como un paso inicial para avanzar más decididamente en superar la dispersión de los comunistas.
Celebramos la aplicación del marxismo hecha por el gran Lenin, que significó un gran salto que se concreta en el Leninismo, quien con su gran ejemplo, nos demostró como nadie antes de él, que los comunistas debemos ser creativos, resolver nuevos problemas en base de los principios, rechazando toda la hipocresía y falsedad de los fariseos, principalmente el revisionismo. Por lo tanto corresponde hoy denunciar, combatir y aplastar las lineas oportunistas, el avakianismo, el prachandismo y todas las demás manifestaciones de oportunismo. Nos enseña que para hacer la revolución en una realidad concreta tenemos la necesidad, la obligación, el deber, de establecer las leyes concretas específicas de su proceso, que necesitamos tener la teoría indispensable, que necesitamos un pensamiento guía para poder llevar la revolución al triunfo. Por lo tanto, celebramos a todos los comunistas que se han atrevido de seguir este resplandeciente ejemplo; así como, a los que prosiguen hoy; en consecuencia, es necesario de insistir en la tarea de los comunistas y de todos los revolucionarios del mundo de defender la vida y salud del Presidente Gonzalo, el más grande marxista-leninista-maoísta viviente y continuador del Marx, Lenin y el Presidente Mao Tsetung.
Hoy, también rendimos homenaje a las masas, a los millones de obreros y campesinos que dieron su vida en la larga lucha de la Revolución Rusa, en la Gran Revolución Socialista de Octubre, en la guerra contra la intervención imperialista y por defender la sagrada patria socialista, la Unión Soviética, contra la bestia fascista. Rendimos homenaje a los marineros del Aurora, a los partisanos y a los libertadores de Berlín; a los millones de combatientes rojos que murieron con las palabras “¡Por Lenin!”, “¡Por Stalin!”, “¡Por la patria Socialista!”, en sus labios. Rendimos homenaje a los comunistas Bolcheviques, comunistas de madera especial, comunistas de acero, entre ellos grandes jefes como Sverdlov, Dzerzhinski, Kírov y miles y miles más que entregaron sus vidas por el comunismo sabiendo que nunca lo iban a vivir. Todos están presentes aquí con nosotros, viven en nuestra lucha, que es la misma de ellos.
Hoy, en el momento de la ofensiva estratégica de la revolución proletaria mundial, dentro la época de “los 50 a 100 años” en que el imperialismo y la reacción serán barridos de faz de la Tierra, celebramos la Revolución que dio inicio a la Nueva Era, asumimos el compromiso de enarbolar, defender y aplicar las enseñanzas de Octubre, que se concretizan en luchar denodadamente para poner el maoísmo como único mando y guía de la nueva gran ola de la revolución proletaria mundial, combatiendo implacablemente el imperialismo ya la reacción de forma indesligable del combate al revisionismo y todo oportunismo.

¡Viva el 100° Aniversario de la Gran Revolución Socialista de Octubre!
¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo!
¡Defender la vida y salud del Presidente Gonzalo con guerra popular!
¡Viva el 50° Aniversario de la Rebelión de Naxalbari!
¡Guerra Popular hasta el comunismo!

Comité Bandera Roja (RFA)
Comités para la Fundación del Partido Comunista (Maoísta) de Austria
Partido Comunista del Perú
Partido Comunista del Brasil (Fracción Roja)
Fracción Roja del Partido Comunista de Chile
Partido Comunista de Ecuador - Sol Rojo
Frente Revolucionario del Pueblo Marxista-Leninista-Maoísta de Bolívia
Organización Maoísta para la Reconstitución del Partido Comunista de Colombia
Corriente del Pueblo Sol Rojo – México